Las gotas caen desde...

Las gotas caen desde el cielo haciendo que nos resulte natural ver como agua, desde el más allá, llega a resbalar por nuestra cabeza hasta llegar al suelo. Diferente sería si en lugar de agua fuera helado de menta granizada. La realidad es que el agua no le disgusta a nadie, principalmente porque no tiene gusto, pero el helado de menta granizada es solo disfrutado por un grupo selecto que adora la mezcla perfecta entre menta y chocolate. Sí, el chocolate es fundamental, porque de hecho, no existe el gusto de helado de menta, sin esos pedacitos de chocolates que hacen que cuando llueva yo sea más feliz que cuando ese rayo de sol penetra mi piel hasta quemarme el corazón.