Lo bueno de no tenerte es que...

Lo bueno de no tenerte es que te imagino como yo quiero. Es verdad que puede ser una forma de consolarme un tanto infantil o poco madura, pero no por eso deja de ser verdad. Cuando te imagino lo hago creyendo que hasta tus defectos me gustan, es más, hasta puede ser que sea lo que más me gusta de vos, porque es lo que te hace especial y diferente. No nos imaginó discutiendo, ni tampoco dejándonos de hablar porque alguno se sienta ofendido o quiera demostrar al otro que su orgullo es más fuerte. Me gustás así de ausente, lejana, distante, pero eso sí, siempre sabiendo que en cualquier momento te puedo encontrar.