Cuando escribía sin sentido era...

Cuando escribía sin sentido era cuando más sentido le encontraba a lo que escribía. Cuando intento pensar más sobre cada palabra que voy a escribir sobre la hoja en blanco es cuando ya lo que se plasma no es tan sentido, sino que está relacionado con un razonamiento o pensamiento, y deja de ser tan espontaneo como real. Mi cabeza suele intentar filtrar esas palabras que van saliendo en forma intempestiva. Cuando las palabras van saliendo solas sin nadie que las censure no suelen ser fáciles de entender en el momento que se escriben, peor tiempo después, cuando uno vuelve a leer aquello que escribió y no supo interpretar, es cuando cada palabra cobra ese sentido que sin saber porqué se toma su tiempo en hacer darnos cuenta lo que nos quisieron decir.